Emblema de los Camilitos Camilitos desfilando por la Plaza de la Revolución Camilitos desfilando por la Plaza de la Revolución Sello conmemorativo
camilitos.org

Sobre la vida de los camilitos
Constante renovación

 
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro camilitos.org -> De la prensa oficialista cubana
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
admin
Site Admin


Registrado: 22 Nov 2007
Mensajes: 66

MensajePublicado: Mar, 27 Nov 2007, 1:18 pm    Título del mensaje: Constante renovación Responder citando

Constante renovación

Formadoras de jóvenes de ley y con alta demanda entre los adolescentes que terminan su secundaria básica, las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos ya se consideran un pilar de la educación cubana

Por: DIXIE EDITH
nacionales@bohemia.co.cu
Fotos: JOSÉ OSCAR CASTAÑEDA
foto@bohemia.co.cu

24 de noviembre de 2006

Hay un sol que brilla allá arriba,/ allá arriba,/ en el cielo cubano./ Y hay abajo niños vestidos de verde,/ de olivo muy verde,/ marchando en el llano.

Marcos es casi doctor en Ciencias Técnicas; Gisela y Baby son periodistas; Peñalver, diplomático; Rebeca y Mario Miguel, médicos; Fernando, Carlos y Blas, oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR).
Carlos Alberto Cremata dirige La Colmenita; Eliades Acosta, la Biblioteca Nacional; el teniente coronel Orlando Cardoso Villavicencio es Héroe de la República de Cuba y escritor; el general de brigada Andrés González Brito es jefe de una región militar; René González espera justicia, firme, en una cárcel del Imperio.




Además... El resto del sistema

Los primeros se cruzan en los vericuetos de la memoria de la reportera; los otros aparecen con frecuencia en las páginas de diarios o revistas y son bien conocidos por su entrega y su obra relevante. Todos tienen algo en común: fueron camilitos.



Ser camilito es un honor, aseguran muchos de miles de graduados de estas escuelas

Más de 84 mil graduados se han desparramado por la Isla a lo largo de los 40 años que recién cumplieron las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos (EMCC). Muchos son militares y ocupan responsabilidades en los distintos niveles de la cadena de mando y especialidades de las FAR, inclusive algunos con grados de general; otros son civiles y echan pie en tierra por el país desde las más disímiles profesiones o puestos de dirección.
Probablemente todos recuerden con cariño los pasillos, aulas, laboratorios, polígonos, albergues y campos deportivos, de alguna de las 17 escuelas que hoy tiene el país, aquella que los cobijó y donde les enseñaron orden, humanismo y ciencia; disciplina, voluntarismo y amor.

En los pasillos de la guitarra

Hay regios penachos de palmas cubanas,/ arriba, en la brisa./ Y hay abajo niños vestidos de verde,/ de olivo muy verde,/ marchando sin prisa.

Los pasillos de la EMCC de Guanabacoa, en Ciudad de La Habana, guardan acordes de guitarras y pedazos de canciones de Silvio, Pablo, Sara… Saben de muchachos, casi niños, estremecidos por la noticia de alguna acción terrorista que interrumpió sus estudios, más de una vez, en todos estos años. Han sentido, fuerte, las botas de los cientos de alumnos que adoptan la posición de firmes cada día ante el paso de un oficial y también han conocido el fango, arrastrado sin querer desde alguna preparación militar en el terreno, ante la mirada ceñuda de los alumnos que los limpian.


Las escuelas de camilitos han sido base en la formación de los futuros oficiales de las FAR y profesionales diversos, imprescindibles para el desarrollo del país

Cuando el teniente coronel Pedro Pablo Pedroso Rivero, director de esta escuela, aseguró a la reportera que los camilitos de estos días son muy disciplinados, ella miró a los pasillos, como preguntando, y puso cara de duda.
Unas horas después, tuvo que rendirse ante la evidencia. Reunida con un grupo de estudiantes, estos le dieron las claves de tal certeza.
"El teniente de fragata Guerra fue camilito y nos ha dicho que ahora hay más disciplina militar", aseguró la camilita Vania Perdomo, de duodécimo grado.
"Es que quienes venimos aquí, sabemos que nos preparamos como futuros oficiales de las FAR y que tenemos que ser disciplinados", apostilló el camilito Yamil Jiménez, de décimo.


Al principio ingresaban muy niños, pero luego las EMCC se establecieron para el nivel preuniversitario

Pero a la camilita Marelys Rodríguez, una viva muchacha de onceno grado, le preocupa que las cosas no queden en su sitio. "Es cierto que a medida que vamos creciendo, y aprendiendo cosas en esta escuela ganamos en responsabilidad y disciplina, pero eso no quiere decir que seamos estacas. También nos divertimos y hacemos alguna que otra maldad."
Seguro. Las propias áreas de la escuela enseñan espacios para la recreación y el teniente coronel Pedroso contó a BOHEMIA de ese día al mes en que los muchachos compiten, cantan y se divierten, haciendo un alto en la antesala de los rigores de la vida militar.
Pero para los camilitos algunos asuntos no tienen matices.
"Cuando uno piensa en que somos el relevo de los generales de hoy, de quienes estuvieron en la Sierra, se le olvida ser indisciplinado", aseguró el camilito Yamil.

Una escuela diferente

Hay una bandera azul, blanca y roja / entre nubes volando./ Y hay abajo niños vestidos de verde,/ de olivo muy verde,/ que marchan cantando.



El teniente coronel Pedroso asegura que los alumnos de hoy son muy disciplinados

Fue el 23 de septiembre de 1966. Por indicaciones del general de ejército Raúl Castro Ruz, ministro de las FAR, las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos nacieron en Cuba.
"La idea de los camilitos no surgió de hacer escuelas primero y buscar alumnos después, sino de comenzar a recoger experiencias", opinó al periódico Granma el general de brigada de la reserva José Ramón Fernández, actual vicepresidente del Consejo de Ministros y uno de sus fundadores. "En centros similares que existían en otros países se investigaron referencias que nos sirvieran para meditar, discutir y examinar soluciones al problema de la cantera para las escuelas de cadetes, ya que la formación de oficiales de las FAR en todas las especialidades exige una preparación educacional que hagan asequibles al estudiante los conocimientos que se requieren."
En el primer plantel, instalado en una antigua academia para "niños de bien" de la república neocolonial, en Punta Brava, ingresaron muchos hijos de mártires de la Revolución y de combatientes del Ejército Rebelde, con diferentes edades y nivel escolar, pero que no rebasaban el sexto grado.


Los camilitos estudian, aprenden a ser ordenados y también se recrean

Allí se prepararon cultural y políticamente y muchos encauzaron una vocación militar que los llevó luego a diversas escuelas de cadetes. Poco tiempo después, la escuela fue trasladada a la playa de Baracoa y la matrícula llegó a sumar más de cuatro mil camilitos.
Doce años después, aquellos terrenos se quedaron cortos para una institución que había ganado prestigio y era reclamada por muchos adolescentes de la Isla. Aquella primera escuela comenzó a multiplicarse.
De inicio se dividió en cinco escuelas de 500 alumnos en la capital y luego se extendió a todos los territorios del país. Con los nuevos edificios llegaron otras reglas. Ahora existen 17, con nivel de preuniversitario, y equipadas con todos los recursos para una sólida preparación como bachilleres y futuros cadetes.
Desde afuera, los cubanos las respetan por su rigor, por los claustros estables, heredados por generación tras generación de los alumnos que pasan por cada escuela.

Los Camilos nuevos

Y hay un hombre hermoso/ de barba y sombrero/ mirando orgulloso a sus hijos nuevos/ vestidos de verde,/ de verde glorioso.


La profesora Mirta ha enseñado los números a cientos de muchachos

Los de Guanabacoa pueden garantizarlo. Un encuentro de ex camilitos de esta escuela no dudaría en aprobar, por unanimidad, que se considerara patrimonio de la escuela a la profesora de Matemáticas, Mirta Duany. A pesar de los que, en sus tiempos, tuvieron que apretarse el cinto para no fracasar ante esta mujer, dueña de un conocimiento cimentado por largos años de labor y de un carácter que se las trae.

¿A cuántos alumnos habrá dado clases? Los números se escapan después de 35 años trabajando para las EMCC.

–¿Ha pensado en retirarse?

–Todavía me queda tiempo –afirma convencida a la reportera.

En los camilitos se sigue el mismo programa del Ministerio de Educación para los preuniversitarios, aunque el sistema evaluativo es más específico. A tono con el desarrollo de los planes de estudio, las EMCC están dotadas de aulas y laboratorios para las diversas especialidades, incluidas Computación e Idiomas; áreas deportivas, gimnasios y polígonos de preparación militar que desarrollan en los alumnos una vocación por la vida como futuros oficiales.
Para Fernández, "en las Escuelas Militares Camilo Cienfuegos, nombre otorgado por iniciativa de Raúl y que de inmediato fue bien aceptado, siempre se tuvo la preocupación por acercar a los adolescentes a la vida militar de un modo factible, a la par que formaban en ellos una idea de entusiasmo, disciplina y sentido patriótico".


El deporte y la preparación militar son indispensables en el programa de estudios de los camilitos

Herederos de las mejores tradiciones combativas del país, un contingente de antiguos camilitos, ya en su condición de cadetes del último año de carreras militares, también marchó a la entonces República Popular de Angola para cumplir misión internacionalista.
Más recientemente, los camilitos se han vinculado a las tareas agrícolas y hacen retumbar sus botas en los desfiles militares, en las marchas y tribunas de la Batalla de Ideas. Como el resto de los jóvenes cubanos, cantan, bailan, se divierten y se enamoran, porque, no quedan dudas, se miran en el espejo del héroe del sombrero alón.


También tienen proyectos. (sic)

Quizás dentro de 20 años otra reportera tenga que hacer un trabajo como este. Entonces, probablemente se tropezará con que, formados en los centros de enseñanza militar, Osmany y Marelys ya son los oficiales de las FAR que hoy sueñan; Humberto quiere ser artillero; Yamil piensa ser abogado; Ernesto estudiará mando táctico de tanques; Bárbaro, ingeniería radio-electrónica; y Helen, medicina. Entonces entrevistará a otros camilitos.

Y los niños hombres/ se sienten Camilos./ ¡Son nuevos Camilos! marchando en la brisa,/ seguros, sin prisa./ ¡Son nuevos Camilos marchando en el llano,/ marchando aguerridos,/ bajo el sol cubano!

Nota: Los versos utilizados fueron escritos por la poetisa cubana Nersys Felipe Herrera y publicados en el volumen Para que ellos canten, de la Editorial Gente Nueva, Premio de Poesía La Edad de Oro, en 1974.

Fuente: http://www.bohemia.cubaweb.cu/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Enviar correo Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice del Foro camilitos.org -> De la prensa oficialista cubana Todas las horas están en GMT
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas


Powered by phpBB 2.0.23 © 2001, 2005 phpBB Group

RedSilver 1.03 Theme was programmed by DEVPPL JavaScript Forum
Images were made by DEVPPL Flash Games

Creative Commons License
Sobre la vida de los camilitos by camilitos.org is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Unported License.
Based on a work at www.camilitos.org.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.camilitos.org/cc_licencia/.